viernes, 30 de enero de 2009


Hoy he hecho , con un poco de suerte ,el último examen de la carrera. He salido un poquito decepcionada, porque tenía la eperanza de que el tiempo invertido daría su fruto, pero no ha sido así. Hoy estaba rodeada de afortunados mientrás hacia el examen, ya que muchos habían jugado a la lotería con los temas y como dicen al que juega le toca... Les ha tocado el gordo a muchos. Lotería de tres, ha habido alguno que ha estudiado un solo tema y ha caído ese. Yo he ido con los deberes hechos,  he estudiado todo, como siempre, pero logicamente la información estába mucho más difusa en mi cabeza, porque manejaba más información. Bueno, pues de ocho a puesto un tema a desarrollar. No he dado la talla, porque lo que me padía era el desarrallo integro del tema. El de al lado estaba botando de alegría porque ha puesto él único tema que había estudiado. Afortunado él.
Pero cuando he salido por la puerta de la universidad, he visto que brillaba el sol, me he sentado en las escaleras de la entrada y  he dejado que los rayos me arropasen . He sentido un bienestar inbreíble. Porque hoy luce el sol  por fin después de varia semanas de lluvia y viento.
Los colores se perciben especilamente intensos por la luz. Poque tenemos muchísimas cosas preciosas a la puerta de casa, detalles que se escenifican para nosotros y no nos percatamos ni de que existen , cosas que nos brinda la naturaleza; una flor, un pajaro, una nuve, una foto, el calor... Pero claro estamos demasiado ocupados para darnos cuenta porque es más importante mirarnos al ombligo.
DISFRUTAD DE LAS PEQUEÑAS COSAS DE LA VIDA , DE CORAZÓN.


3 comentarios:

  1. claro que sí, mira la cara bonita de la vida...

    ResponderEliminar
  2. Son muy pocas y muy discretas, las cosas realmente indispensables. Suele ocurrir por ello, que problemas menores y más ruidosos, no nos suelen dejar apreciarlas.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar